Nerea, una futura periodista en una ONG belga

Las Caras de La Mina

Las Caras de La Mina

Me llamo Nerea Álvarez y estoy terminando la Licenciatura en Periodismo. Hace dos años empezó a rondar por mi mente la idea de hacer prácticas profesionales en algún país extranjero. El hecho de que Bélgica esté por el centro de Europa,  hizo que me interesara por aquel país. Pensé que esto haría que un periodista tuviese muchas oportunidades así que comencé una fructífera búsqueda encaminada a trasladarme un tiempo a ese país. No encontré nada claro así que decidí hacer una visita al Observatorio Ocupacional con el fin de que me asesoraran sobre ayudas económicas, etc.

En el Observatorio me hablaron de las becas Faro, Erasmus prácticas…

En las Jornadas de Desastres Ecológicos de la UMH, un belga vino como ponente de la organización CATAPA y allí ofertó dos plazas. Una amiga me contó que en esta organización medioambiental buscaba gente voluntaria para hacer SVE, Servicio Voluntariado Europeo. Yo me pregunté: ¿qué hace una periodista en una organización medioambiental? Ellos se preguntaron lo mismo y no conseguí este puesto por ser de Periodismo. No me quedé con esa respuesta, pensé que toda organización tiene un departamento de comunicación y así que les propuse hacer prácticas. Pero no fue fácil conseguirlo. Tras una entrevista y ausencia de respuesta por parte de CATAPA creía que no les interesaba. No me desilusioné .Mi búsqueda no podía terminar aquí, así quehice la maleta y me fui a dar currículos en mano en Bélgica, pasé un mes en la ciudad de Amberes y me vine con más ganas de volver todavía. El verde de los árboles y la vida belga me cautivaron. Aproveché y visité CATAPA, estaban pasando unos días en un campamento, y allí como si todo estuviese hablado me dieron unas posibles tareas. Ahora tenía que conseguir la beca FARO.

Mi trabajo en dicho centro consistía en editar vídeos (http://catapa.be/nl/de-gezichten-van-de-mijn), entrevistas... También tuve que recopilar fotografías para elaborar un libro de fotos mostrando el impacto en todos los ámbitos de la minería (ecológico, económico, social...). Tras mi estancia y trabajo allí, he vuelto con ganas de más y ya tengo mi billete para septiembre. Echo de menos hablar en inglés y francés y ese ritmo activo de vida que tenía allí. Todavía no dispongo de ninguna ayuda ya que he disfrutado de todo tipo de becas de las que dispone un estudiante en sus años académicos. Al disfrutar de la beca Faro sólo me quedaba la opción de hacer prácticas una vez haya obtenido la Licenciatura. Si me titulo una opción sería la de buscar prácticas remuneradas en alguna empresa. Otra sería la de irme fuera a buscar trabajo o incluso buscar otra ONG y hacer el Servicio de Voluntariado Europeo.

Una de las razones por las que quiero volver a Bélgica es porque me parece un país que ofrece muchas oportunidades. Al ser un país políglota puedes hablar neerlandés, francés y alemán y sus habitantes hablan inglés la mayoría y también hay gente hispanohablante. Hay empresas y asociaciones políglotas como sus ciudadanos y también originarias de diferentes lugares del mundo. Una de las cosas que me seducen de Bélgica es que cuenta con ciudades pequeñas, con lo que puedes cambiar de forma rápida y cómoda. Si te aburres, coges un tren y en 40 minutos estás en otro sitio totalmente distinto.

Yo vivía en Gante, una ciudad con mucho movimiento ambiental, social y cultural. Cuando necesitaba cambiar de aires viajaba a Amberes donde podía desconectar en su amplia oferta de ocio y comercio. Si necesitaba una ciudad más grande me trasladaba a Bruselas donde ya se ve mucha más gente y edificios enormes.

De mi experiencia en el extranjero lo que se he obtenido es todo beneficio, aprendes idiomas, conoces a gente diferente. Te haces más fuerte y aprendes a adaptarte mejor a cualquier situación. El hecho de no poder hablar en tu lengua materna te mantiene en alerta, desarrollas otras habilidades. Con mi trabajo aquí han aumentado mis habilidades comunicativas; dirigir un libro lo requiere, ya que es todo coordinación y comunicación. Me encanta la sensación de estar fuera, donde ir a comprar el pan es una odisea en la que seguro que aprendes alguna palabra nueva o conoces a alguien. El hecho de salir al extranjero, a Europa en este caso, hace que abras tu mente hacia otras opciones laborales. He encontrado la motivación de nuevo en lo que hago. Un poco la dirección mi camino y nuevas aficiones como pintar.

CATAPA, trabaja en el tema de la minería en Sudamérica, me llamó mucho la atención y estaba decidida a marcharme a colaborar con ellos en su trabajo. En el Observatorio me explicaron en qué consistía la beca Faro. Llamé por teléfono a Catapa para insistir, siempre hay que insistir cuando uno está interesado en trabajar en sitio concreto. He estado el pasado año hablando español en Bélgica, ya que esta organización realiza su labor en Sudamérica. Sin emabargo, he mejorado mucho mi inglés, aprendido algo de neerlandés poniendo subtítulos en los vídeos y francés por mis clases de idioma aquí. Eso es algo bueno de aquí, los cursos son muy baratos y buenos.

Con la beca me daban 600 euros al mes con los que comía, salía, pagaba el alquiler de la vivienda... Bélgica es un país bastante caro y yo pude vivir bien con esa cantidad mensual perfectamente.

Un amigo me ofreció al principio su casa pero estaba en otra ciudad y tenía que coger el tren. Así que me dispuse a buscar un piso en Gante. Al haber tantos estudiantes me costó un poco encontrar algo que me convenciera. Hay mucha demanda y los precios son bastante elevados. Si te alejas un poco del centro puedes encontrar casas más viejas con un precio similar al que puedes encontrar por aquí. Tras mi tediosa búsqueda, encontré mi lugar por 180 euros al mes, incluidas las facturas e internet. La ONG también mi dio contactos para que encontrara una vivienda compartida. La empresa suele ayudarte a encontrar piso me dijeron en Faro y así fue. Normalmente, tienes un tutor que te asesora hasta de, si tienes suerte y das con la persona idónea, dónde encontrar los comercios más baratos e interesantes. En Gante es genial, pues tienes muchas tiendas de segunda mano, de producción ecológica, libros usados, mercadillos de antigüedades. En Bélgica cuando alquilas un piso tienes que buscar tú los muebles, porque las habitaciones están vacías así que este tipo de comercios es bastante usual.

Trabajar en el extranjerp ha sido una experiencia gratificante tanto a nivel profesional como personal. No sólo eso, sino me está abriendo un camino en el que hasta entonces no me había imaginado.  He conocido otra cara del periodismo que no conocía. Es el camino hacía la colaboración en proyectos solidarios y de resolución de conflictos combinado con el de la comunicación e información.  He conocido otra cara del periodismo que no conocía.

Creo que todos tendriamos que vivir una experiencia  fuera de nuestro país. A veces parece algo dfícil, pero sólo requiere un poco de paciencia y quererlo de verdad, proyectarlo. Querer es poder.

.


[Facebook] [Google] [Twitter]

Ofertes de pràctiques

Documentar prácticas

Ofertes d'ocupació

Inscripción en actividades del Observatorio Ocupacional

Inscripción y actualización de currículum

Acceso empresas y entidades