Xī bān yá en Zhōng: de Elche a Pekín

Soy José Carlos Huertas y estudié Ingeniería Técnica de Telecomunicaciones, especialidad en Sistemas Electrónicos.
Todo empezó cuando me fui de Erasmus en 2007 a Stralsund (Alemania). Pasé un año inolvidable conociendo nueva gente y nuevos sitios que nunca había pensado que conocería, entonces a la vuelta tenía claro que me quería ir otra vez a vivir esa experiencia en el extranjero. Al año siguiente me interesé por IAESTE, que como no es una beca sino que es un intercambio de prácticas entre estudiantes me pareció la mejor manera para irme en ese momento. Me adjudicaron una práctica de dos meses en una universidad de China para el verano, pero un mes antes de empezar la universidad a la que iba se echó atrás debido a falta de fondos.
No me desanimé y seguí buscando, entonces encontré una empresa China a través de una amiga que había conocido en Alemania (Danke Josie). Me dijeron que en esa empresa buscaban gente de Europa para ir a hacer prácticas, eché el currículum vítae y me llamaron para una entrevista. El puesto era para responsable del mercado español de importaciones de materias primas (papel, cartón, plástico, metal …), no tenía nada que ver con lo que yo había estudiado pero era una oportunidad única para mi, para aprender algo de business. El caso es que me cogieron, así que al día siguiente a buscar el vuelo y pronto rumbo a Pekín.


Una vez allí me encontré con que la gente de la oficina era muy simpática. Eran unas cuarenta personas más o menos pero sólo cuatro hablaban inglés, aunque la verdad es que los demás te miraban, decían algo en chino y sonreían así que yo me encontraba a gusto. Además había un chico francés encargado de las relaciones comerciales con Francia, mi amiga alemana y una chica de Rusia que se fue al poco de llegar yo. Las prácticas consistían en importar materias primas principalmente papel, cartón… En China no tienen contenedores de colores como aquí, allí va todo al mismo cubo y reciclan muy poquito con lo cual hace falta importar muchísimas materias primas para que el país siga produciendo y expandiéndose. Yo contactaba con las papeleras y recicladoras españolas para preguntar por productos y precios y se los pasaba a la jefa de mi sección. Posteriormente negociábamos los precios; también hacía lo mismo con las compañías de transporte de España a China.
En la oficina me sentía muy bien, entraba a la 1 o 2 hora local de Tianjin (+ 6 horas) para poder mantener el contacto con las empresas españolas y tenía que estar allí 8 horas. Muchas veces nos quedábamos la gente de prácticas solos allí para cerrar la oficina.

Con respecto a la vida en China, la ciudad donde estaba yo se llama Tianjin (天津) (a 80 Km. de Pekín) y seguro que nunca habéis oído hablar de ella a pesar de que tiene más de doce millones de habitantes. Los centros comerciales y las tiendas abren todos los días; a los chinos les encanta comprar y regatear. Cuando vas a comprar algo te dicen un precio cinco veces superior y tú tienes que regatear hasta un precio que creas corriente; para haceros una idea a mí me pagaban 200 € al mes, una bici nueva que me compré 20 €, el bus 20 céntimos, comer en la calle valía 0'80 €, el Mcdonald's 2 €, coger un taxi 0'80€, una cerveza 0'90 €... con la conclusión de que con ese dinero se puede vivir decentemente.
Una cosa que me sorprendió mucho es que la gente se para por la calle para hacerte fotos. Hay mucha gente que nunca ha visto a un occidental y casi siempre en el ascensor te mira sin quitarte ojo hasta que te dice ¿de dónde eres? (en chino). Yo respondía 西班牙 (Xī bān yá, España), una de las pocas palabras que sé de chino. Otra curiosidad es que allí tienen un régimen comunista, y por ejemplo no están permitidos ni Youtube, Facebook, Blogger… No son accesibles desde China debido a que el gobierno piensa que son nocivas para los ciudadanos…
Por último la gente que conocí es lo mejor que me llevo, había un montón de españoles, daneses, italianos, africanos de todos los sitios... Los extranjeros que conocí allí estaban deseando conocer gente con lo que en una semana ya tenía un montón de amigos de todas partes del mundo.
Animáos y viajar a cualquier país en el que podáis realizar prácticas profesionales. Por difícil que parezca, todo saldrá bien y os enriquecerá culturalmente. Además, nunca se sabe dónde están las grandes oportunidades. Si aprovechas todas estarás más cerca de conseguir el trabajo de tus sueños. No te quedes en el sofá de casa, muévete y experimenta. Seguro que saldrás ganando. Suerte a todos.

[Facebook] [Google] [Twitter]

Ofertes de pràctiques

Documentar prácticas

Ofertes d'ocupació

Inscripción en actividades del Observatorio Ocupacional

Inscripción y actualización de currículum

Acceso empresas y entidades